Novedades

19.04.2017
Las reformas que te permiten ahorrar en las facturas de la luz y el gas
Cada vez más personas buscan, con pequeñas reformas, convertir sus viviendas en espacios amigables; un buen proceso de aislamiento permite ahorrar hasta un 70 por ciento en los gastos de luz y gas.

Primero la sustentabilidad fue un tema excluyente de los desarrolladores de complejos comerciales, dado que este tipo de obras lograba amortizar de manera más rápida y eficiente la inversión realizada allí; luego fue el turno de los emprendimientos mixtos. Es decir las grandes obras que suelen combinar sectores de oficinas, áreas comerciales con propuestas habitacionales. Y más tarde se ocuparon del tema quienes desarrollan proyectos residenciales en altura. La curiosidad es que ahora la tendencia llegó a las viejas casas unifamiliares que buscan aggiornarse sumándose al sano hábito de los criterios sustentables.

Actualmente, cada vez más son las personas que a la hora de realizar reformas en sus hogares piensan en convertir su casa en un espacio que respete el medioambiente y favorezca el ahoro del consumo energético y económico. Gran parte de este cambio viene de la mano de los más pequeños que gracias a la educación formal llegan con ideas verdes y saludables.

“En casa quien empezó a marcarnos la conciencia fue nuestro hijo, el más pequeño, que con el tema del reciclado de la basura nos empezó a cambiar los habitos. Luego cuando tuvimos un problema en el baño y debimos cambiar los caños. el piso y los artefactos, compramos un inodoro con doble descarga -que ahorra un 30 por ciento de agua-. La determinación la tomamos gracias a que él nos alertó que ese dispositivo se encuentra en el segundo puesto del consumo de agua en el hogar, detrás de la ducha. Vale aclarar que este tipo de productos, denominados eco, suelen ser como mínimo un 40 por ciento más caros que los convencionales al momento de comprarlos”, comenta Ricardo M., un vecino del barrio de Villa Luro que se encuentra haciendo reformas en su hogar y que aprovecha para comenzar, de a poco, a vestir de “amigable” su vivienda.

Un dato no menor es que, según la Asociación Nacional de Industrias Aislantes -Andima-, las construcciones que cuentan con un buen proceso de aislamiento pueden economizar en climatización hasta un 70 por ciento en las facturas de la luz y gas en comparación con las que no cuentan con este tratamiento.

Para que esto sea posible, explica el arquitecto Federico García Zúñiga, profesor en la facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Nacional de La Plata, las viviendas deben ser aisladas en techos, paredes y pisos. “Actualmente, en la Argentina, los dos materiales aislantes térmicos considerados eficientes son: el E| poliestireno expandido y la lana de vidrio”, afirma el especialista.

Otro punto importante que aporta un aislamiento térmico eficiente son los beneficios vinculados con la salud. “La aislación apropiada permite reducir la aparición de humedad y hongos en las paredes y techos, lo que evita notablemente el desarrollo de alergias y además cuida las pertenencias como la ropa y los libros. Y elimina un porcentaje importante de la contaminación acústica proveniente del exterior”, relata García Zúñiga.

El ahorro en el consumo de energía eléctrica colabora con la reducción de la huella de carbono, dado que se emiten menores emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, principales responsables del cambio climático. Según la Agencia Internacional de Energía (IEA,) se estima que los edificios residenciales, comerciales y públicos, consumen entre 30 y el 40 por ciento de la energía utilizada a nivel mundial.

Otra alternativa para ahorrar energía eléctrica son los paneles solares. Son dispositivos que cada vez ganan más protagonismo en techos no sólo de las viviendas multifamiliares sino también en las casas bajas y que utilizan la luz del sol como fuente generadora de electricidad para su uso inmediato o posterior mediante un sistema de almacenamiento. “Esta operatoria genera energía limpia, sustentable y renovable y es completamente independiente, ya que no necesita red eléctrica. Además, permite reducir notablemente el consumo de corriente de la red o lograr cero costos de generación de electricidad. Su aplicación está pensada para edificios, industrias, empresas, barrios privados y hogares”, afirma Javier Mussi, gerente de Marketing de Exo, la compañía que cuenta con un producto con este sistema. “Está constituido por una matriz de paneles solares fotovoltaicos de silicio policristalino con una potencia de 250W cada uno. Su principal ventaja es proporcionar energía cuando falla la provisión de la red eléctrica, y lo hace en forma instantánea, permitiendo así la operación continua sin cortes en la línea de dispositivos conectados”, agrega.

Cuidar el medio ambiente, aumentar el confort, gastar menos y mejorar las condiciones sanitarias son los principales motores de esta nueva tendencia que parece haber llegado a las viviendas unifamiliares.

La domótica, una aliada para hacer un hogar amigable

 

 

La tendencia del cuidado ambiental y el ahorro energético también se convirtieron en un tema destacado de la feria de decoración, arte y paisajismo: Estilo Pilar que se extiende hasta el 23 de abril y que se realiza en Escobar. El evento fue el espacio elegido por las marcas para comunicar las novedades de los espacios inteligentes y funcionales. “Cuando diseñamos y pensamos en ese tipo de lugares, nos gusta imaginar escenas de la vida cotidiana, un asado con amigos, un momento de relax, una comida íntima, al igual que cuando pensamos los muebles lo haemos en función a todos esos momentos, además de que estos sirvan para trabajar, compartir, invitar y descansar. Una casa amigable es aquella que sintoniza con las necesidades de las personas. Tanto en lo referente a los gustos como a la estética y el confort. Migrar hacia ella es obtener sin duda una mejor calidad de vida”, comenta Magalí Muchnik, quien lleva adelante el proyecto Man in Black, tu casa te conoce, en Estilo Pilar, donde un joven músico manifiesta un intercambio con su hogar tecnológico, cómodo y vanguardista, enriqueciendo su experiencia diaria.

Según los expertos, la domótica es una solución completa de automatización de distintos artefactos eléctricos, que se puede controlar a distancia por medio de la Internet de las cosas tanto desde los teléfonos inteligentes como de las tablets. “Un set básico de domótica que incluye controles de audio, iluminación, sistema de temperatura, de cortinas y de acceso a la casa requiere una inversión que promedia entre los US$ 2000 y los US$ 3000. Con ese dinero, un hogar convencional puede convertirse en una vivienda moderna, amigable y tecnológica”, explica Matías Plano, gerente de Investigación y desarrollo de productos y mercados de la marca TMpro. Y agrega: “Los tiempos de instalación dependen de la configuración que se demande. Por ejemplo, para un armado básico de control de cortinas, luces y audio se demora entre 48 y 72horas de programación”.

Para Muchnik controlar la temperatura, la iluminación, el sonido y hasta una simpática bienvenida al arribar, informándole al recién llegado las novedades, mensajes telefónicos y otras muy amistosas prestaciones cambian no sólo el humor del dueño de casa sino también su forma de vivir. “La domótica además ayuda al uso racional de recursos como la electricidad o el almacenamiento de agua para riego, entre otras funciones que la terminan convirtiendo en una perfecta aliada del cuidado ambiental”, explica Sergio Muchnik socio de Magalí.

Menos energía y pesos

 

Con este tipo de propuestas se estima que el ahorro y la optimización de la energía es el fuerte de esta tecnología. “Según nuestros cálculos el retorno de la inversión fruto del ahorro energético promedia entre los dos y tres años dependiendo de las instalaciones y equipos del lugar”, afirma Plano.

Entre las novedades en productos inteligentes que ayudan a economizar energía eléctrica y dinero en la ciudad, se destaca el sistema inalámbrico PowerView de la firma Hunter Douglas queque permite controlar las cortinas de forma remota a través de una tablet o de un teléfono inteligente, desde cualquier rincón del mundo. Además permite programar y automatizar el movimiento de las cortinas en la posición exacta para cada ambiente y horario, creando el espacio perfecto para cada momento del día.

El ingreso de la domótica a la vida cotidiana no sólo permitió incorporar tecnología al hogar creando un espacio amigable con el medio ambiente, sino que permitió transformar la vida de ciento de miles de personas en el mundo con capacidades diferentes. “La idea es que, con el tiempo, la casa conozca y aprenda las preferencias y las necesidades de sus habitantes”, concluye Plano.

 

Fuente: http://www.lanacion.com.ar

« Volver a Novedades