Novedades

05.12.2018
Aislamiento térmico y eficiencia energética
CUÁNTO, CÓMO Y DÓNDE AISLAR (parte I)

Ya mucho se ha hablado y publicado sobre el destacado aporte del aislamiento térmico de la envolvente edilicia a la Eficiencia Energética del país y su gente.

Que los edificios consumen más de 1/3 de toda la energía utilizada, que el 55% de la misma se emplea en el acondicionamiento térmico de los mismos y que con un adecuado aislamiento térmico de la envolvente se podría ahorrar hasta un 70% de tan significativa cifra (dato del MINEM), no parece conmovernos.

Ni siquiera las elevadas tarifas de servicios de las fuentes energéticas, dolarizadas y en parte importadas, nos conmueven, cuándo con un reducidísimo porcentaje del costo de construcción en buenas aislaciones, lograríamos resultados formidables.

CUÁNTO, CÓMO Y DÓNDE AISLAR

La envolvente de una casa, está formada por todos los elementos de construcción que están en contacto con el exterior (pisos, techos, muros y carpinterías).

Las pérdidas y ganancias térmicas a través de los mismos son cuantitativamente diferentes:

Por tal motivo, comenzaremos por las soluciones de TECHOS, el aspecto más significativo de la envolvente opaca.

CUBIERTAS PESADAS

Las soluciones más convencionales de las cubiertas pesadas, están conformadas por la losa estructural (mayoritariamente de viguetas, con bloques de EPS para forjados y 6 cm de hormigón estructural o simplemente de hormigón).

Sobre la losa de hormigón, se aplica en promedio unos 10 cm de hormigón pobre o de pendiente, nivelado con una capa de concreto de unos 2 a 2,5 cm; luego se realiza el aislamiento hidrófugo, una mezcla de asiento y una cubierta, en general, de cerámica roja.

Esta solución presenta una Transmitancia térmica K (que indica el flujo de calor a través de la unidad de superficie de un elemento constructivo ante una dada diferencia de temperatura), equivalente a K= 1,41 W/m2K (watt por metro cuadrado por kelvin – equivalente a ºC -).

Este valor es muy elevado (lo que, no sólo favorece importantes pérdidas y ganancias térmicas por conducción, sino que facilita, además, el desarrollo de diversos procesos patológicos tales como infiltraciones, condensaciones de humedad, etc.).

NOTA IMPORTANTE:

La Norma IRAM 11605 define el mismo valor de K máximo admisible (KMAX ADM) de techos, para las Zonas bioambientales III y IV (climas templado cálido y templado frío, respectivamente), que abarcan la amplia región central del país y la precordillera).

El valor adoptado por seguridad es K?0,38 W/m2K, que corresponde a una condición de verano y con un color de superficie de elevada absortancia (oscuro), toda vez que las condiciones del mismo y su envejecimiento no se podrían controlar.

Solución C.2.1[1]

Techo pesado tradicional, con barrera de vapor sobre losa estructural, placas de EPS; hormigón de pendiente, carpeta nivelación, aislación hidráulica, mezcla de asiento y piso cerámico.

El valor del KMAX ADM se obtiene adicionando una placa de Poliestireno expandido EPS de 20 kg/m3 de densidad con un espesor de 6,5 cm sobre una barrera de vapor (Vg. un film de polietileno de 200 a 300 micrones para evitar su punzonamiento) y eliminar el riesgo de condensación intersticial en el aislante.

Los cálculos correspondientes según IRAM 11605 e IRAM 11625 se encuentran en el manual indicado al pie.


[1] La notación corresponde a la del “Manual Práctico del Aislamiento Térmico de AAPE” de 2017. Páginas 104 y 106

 

Solución C.2.2[2]

Techo pesado con aislamiento térmico superior o “techo invertido”

Esta inmejorable solución, no es sólo aplicable a techos nuevos sino también a la rehabilitación o reacondicionamiento de cubiertas existentes, acorde con las nuevas exigencias normativas

Algunas de sus virtudes destacadas son: su versatilidad, la eliminación de la barrera de vapor (que es reemplazada por la aislación hidráulica), la accesibilidad ante cualquier falla de esta (toda vez que las placas de EPS van yuxtapuestas sin adhesivo alguno), el ralentamiento de las escorrentías de agua de lluvia y las diversas terminaciones de cubierta que permite.

Una vez colocadas las placas de 5 cm de EPS (a fin de cumplir con el KMAX ADM antes mencionado), y una densidad ? a 20 kg/m3, sólo requiere un manto drenante de membrana geotextil de 120 a 160 g/m2, admitiendo para su terminación: 8 a 10 cm de canto rodado de granulometría pareja, losetas de hormigón, decks de madera o polipropileno, cubiertas verdes, etc.


 [2] La notación corresponde a la del “Manual Práctico del Aislamiento Térmico de AAPE” de 2017. Páginas 104 y 106

 

C.2.3.[3]

Losa de Forjados de EPS y Aislamiento de Hº Liviano de Perlas de EPS aditivadas

Losa estructural (de viguetas pretensadas, con bloques de EPS para forjados y unos 6 cm de hormigón de compresión o losa simple de hormigón.

Sobre la losa estructural se coloca una barrera de vapor ((Vg. un film de polietileno de 200 a 250 micrones) y sobre ésta, un promedio de 10 cm (dependiendo de las dimensiones de la superficie, de las pendientes y el aislamiento térmico requerido), de un hormigón liviano y aislante de perlas de EPS aditivadas que reemplazan al tradicional hormigón “pobre”. Posteriormente, una carpeta de concreto de nivelación, la aislación hidráulica y la terminación de cubierta deseada sobre mezcla adhesiva.

Esta solución tiene la virtud de no sufrir dilataciones ni contracciones térmicas por lo que no requiere prácticamente de juntas de dilatación. Por otra parte, su peso una vez seco, está en el orden de los 300 kg/m3 lo que es un beneficio muchas veces valorado al reducir las solicitaciones estructurales.

Si bien esta premezcla se comercializa en bolsas para su elaboración “in situ”, muchas hormigoneras lo proveen de la misma manera que el hormigón estructural.

Adicionalmente, existe una versión que lleva el cemento incorporado y al que sólo se le debe adicionar agua. Esto es importante cuando por dificultad de accesibilidad de “mixers” o por problemas de espacio para el acopio, se deben realizar contrapisos o pendientes de techos en zonas de gran congestión vehicular.

Un aspecto final destacado, es que, con 18 cm de espesor de hormigón alivianado, se consigue el aislamiento térmico requerido para cumplir con el KMAX ADM de 0,38 W/m2K.


[3] La notación corresponde a la del “Manual Práctico del Aislamiento Térmico de AAPE” de 2017. Página 108, en donde se encuentran también los cálculos según Norma IRAM.

« Volver a Novedades

Contactanos
close slider

Contactanos